El PSPV sigue sin aprobar las bases de ayuda al comercio 70 días después del estado de alarma

El pleno constata la incapacidad del PSPV que castiga a los autónomos tras rechazar la moción del PP de dotar con 3 millones un plan de reactivación social y económico

Burriana, 22 de mayo de 2020: El Grupo Municipal del Partido Popular en Burriana vivió ayer su primer pleno ordinario tras tres meses de parálisis municipal. La convocatoria, sin embargo, fue incapaz de dar soluciones a los comercios, pymes y autónomos de la ciudad que a fecha de hoy siguen esperando que el PSPV y su socio de Compromís sean capaces de diseñar unas bases que les permitan salvar esta crisis económica que a muchos ya ha enterrado.

Es intolerable que tras dos semanas desde que el PSPV anunciara la elaboración de unas bases, el pleno solo haya debatido la modificación de crédito para aprobar la partida económica que se reservará para una convocatoria cuyas condiciones siguen sin definirse”. “Es una auténtica vergüenza que tras más de 70 días el PSPV haya sido incapaz de establecer unos criterios y aprobarlos en pleno. Prolonga la condena que sufre el tejido productivo y es incapaz de establecer una fecha para darles algo de aliento”.

En efecto, tal y como ha señalado Juan Fuster, Burriana, con cerca de 35.000 vecinos, sigue a las puertas del mes de junio sin establecer una línea de ayudas para salvar a su pequeño y mediano comercio. “Una gestión caótica que no solo constata la incapacidad del PSPV para resolver con eficacia una crisis de esta envergadura. Demuestra a todas luces que en su ideario político no es una prioridad rescatar a los autónomos, que son el pilar de nuestra economía”.

Desde el Partido Popular, Fuster recriminó ayer a PSPV y Compromís “el engaño al que están sometiendo a nuestra ciudad”. “Deberían ser capaces de gobernar con la altura de miras que se espera en un momento como el actual. Sin embargo, hemos visto que son incapaces de llegar siquiera a la altura del betún y así lo sufren nuestros comercios, muchos de ellos ya víctimas de su indolencia que han anunciado un cierre definitivo”.

La moción que Fuster defendió en pleno, que contemplaba aprovechar los remanentes de tesorería dotando con 3 millones de euros un plan de reactivación social y económica fue tumbada por PSPV y Compromís. “Su problema es que están pensando en las elecciones de 2023 y no en rescatar a una ciudad que clama ayudas de forma urgente. Piensan en salvar sus sillones y sus nóminas, en lugar de rescatar a quienes en estos momentos están hundidos económicamente y llaman a las puertas de Servicios Sociales para garantizar las necesidades básicas”.

Share this...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.