Empresarios de Carabona alzan la voz para evitar hundir a los polígonos de Burriana

La falta de limpieza obstruye alcantarillas, desborda contenedores y alimenta plagas. “Con esta imagen, es normal que Amazon se vaya a Onda”, lamenta Fuster

Burriana, 14 de noviembre de 2020: Empresarios del polígono Carabona de Burriana han alzado la voz contra la que creen “una absoluta falta de inversión y abandono” por parte del ayuntamiento hacia la conservación y mantenimiento de los parques industriales de la localidad. El caso de Carabona “es el de un entorno industrial degradado por la limpieza, con basuras que obstruyen alcantarillas, desbordan contenedores y alimentan plagas”. “Sin luz, en muchos tramos del polígono y con okupas que conviven entre naves industriales, es la peor imagen que podemos ofrecer a quien contemple Burriana como una opción donde asentar su negocio”.

Las declaraciones las hacen empresarios de este parque empresarial al Grupo Municipal del PP, cuyo portavoz, Juan Fuster, ha vuelto a reivindicar “inversión para quienes crean empleo”. “Son los empresarios, con sus actividades y negocios, con sus establecimientos, los que hacen rica a Burriana. Si no les ayudamos, como ha decidido el PSOE y Compromís, pero a ello sumamos el más absoluto abandono hacia los polígonos donde se asientan, no atentamos contra las empresas, atentamos contra nuestros vecinos”.

Desde el PP, Fuster reivindica el máximo apoyo para este tejido productivo “que emplea y alimenta a nuestra ciudad”. “El Consell de Puig y Oltra ya ha decidido darles la espalda, después de eliminar la línea de ayudas para modernización de polígonos que convocaba periódicamente el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE)”.

Y esta dejación y abandono “parece que es contagiosa, porque en Burriana, esos mismos partidos son los que se niegan a invertir en nuestros polígonos, en nuestras empresas, en los autónomos y en los comercios, en las pymes”. “Es evidente que no solo las ayudas, que no existen, sino el abandono, que es evidente, son un dudoso atractivo para empresas que, como Amazon, se fijan antes en políticas liberales que bonifican la llegada de nuevos capitales y ayudan a sus pequeños comercios con un millón de euros. Es la diferencia entre el deseo de trabajar por dar soluciones, como ocurre en Onda, y el deseo de cobrar a final de mes dando la espalda a los problemas de la calle, como pasa en Burriana”.

Share this...
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.